Un jugador de Zelda Breath of the Wild hace de francotirador y mata a un Guardián a 1.400 metros