Tras el retraso de Vampire Bloodlines 2, sus creadores pagan las consecuencias con despidos