Supervivencia, terror y gráficos hiperrealistas: la fórmula del nuevo sucesor espiritual de Dino Crisis