Stadia cambia de rumbo: sacrificará sus estudios y talentos por los acuerdos con editores externos