SEGA eleva sus previsiones gracias a las ventas de sus juegos y los movimientos de la compañía