Rust pierde sus servidores europeos en un incendio y algunos datos son “irrecuperables”