Ofrece 1.000 dólares a quien le aburra su nuevo juego: esta es la última locura del autor de It Takes Two