Los usuarios “están preparados para pagar 80 euros por juegos”, asegura el CEO de Take-Two