“Los juegos son demasiado largos” piensa Josef Fares, autor del éxito cooperativo It Takes Two