Los juegos de mundo abierto actuales tienen mucho margen de mejora, según el autor de A Way Out