Los fans de Ghost of Tsushima enamorados de su mundo abierto ayudan a restaurar un templo de la isla