Los directores de Days Gone dejan Bend Studio, con décadas de juegos a sus espaldas