Los creadores de Dying Light desmienten que hayan sido comprados, tras los recientes rumores