Leer emociones y transmitir imágenes al cerebro suena a ciencia ficción, pero es justo en lo que trabaja Valve