La Xbox Series X más fría que verás: una consola de más de 90 kilos tallada en un gran bloque de hielo