La película de Monster Hunter le debe mucho a Metal Gear: la idea surgió de una colaboración entre las sagas