La demanda por el drift de los mandos de Xbox se frena, pero los abogados seguirán insistiendo