Konami anuncia una gran reestructuración que causa confusión entre los jugadores: no dejan los videojuegos