Imagina Spider-Man con un solo brazo elástico y pegajoso: tienes que ver este juego para entenderlo