Hogwarts Legacy, el juego de Harry Potter, apuesta por la inclusividad transgénero y zanja la polémica