Ghost of Tsushima tiene tanto éxito en Japón, que nombran a sus directores embajadores de la isla real