Ganar 34.000 euros al año por jugar al PC y nada más suena a broma, pero la oferta de trabajo es real