Fortnite sigue siendo un éxito: sus cifras de ingresos y espectadores responden a quienes lo daban por muerto