Este simulador de antidisturbios nos propone controlar revueltas virtuales: ¿porra o megáfono?