Este headset inalámbrico para Xbox Series X y S cuesta lo mismo que las propias consolas