El supuesto juego de fantasía de los padres de The Last of Us era en realidad Assassin’s Creed Valhalla