El remake cancelado de Tomb Raider pudo haber sido un juego de las películas Indiana Jones y National Treasure