El juego de Scott Pilgrim se convierte en el lanzamiento más exitoso de Limited Run Games