El éxito de NieR: Automata no toca techo, mientras Re[in]carnation triunfa en descargas en Japón