El director de The Last of Us 2 cuenta qué sagas de juegos le gustaría ver convertidas en animes de Netflix