El compositor de Death Stranding deja Kojima Productions para trabajar como freelance