El autor de Nier trabaja en dos nuevos juegos y uno de ellos aun no convence a su productor: “renunciaría”