Dying Light 2 niega que su desarrollo sea un infierno, pero reconoce que se anunció demasiado pronto