¿Deben los cosplayers pagar derechos de autor? El Gobierno japonés estudia esa posibilidad