De detestar los videojuegos a dedicarle más de 500 horas a uno: la historia de una madre en Animal Crossing