Casi 30 años después, descubren un periférico de Game Boy que convertía la consola en un PDA