Capcom eleva los afectados por su ataque informático a más de 16.000 personas, pero podrían ser muchos más