Capcom cierra un trimestre de beneficios históricos, impulsados por Resident Evil 3 y las ventas digitales