Antes de ser despedidos, Google habría dicho a sus empleados que “Stadia iba muy bien”