Ahora con Bethesda, es aún más difícil no ilusionarse con el futuro de Xbox