A Capcom no le gustan las cajas de botín y se oponen a adoptar formatos similares en sus videojuegos