Sabemos de sobra que en absoluto es el mejor momento para hacernos con un PC gaming por piezas. Y puede que de los modelos premontados, tampoco. Es más, curiosamente, en la actualidad lo más inteligente es comprar un portátil gaming aunque no tengamos pensado moverlo de aquí para allá.

Esto que en otro momento (siempre, podríamos decir) nos habría chocado, es una realidad hoy en día. Y el motivo es básicamente el problema de stock y de sobreprecios en la mayoría de los componentes de escritorio (principalmente, las gráficas) que llevamos viviendo muchos meses.

Portátiles gaming por menos de 1.000 euros: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones

Aun así, poco a poco se va estabilizando el mercado y va habiendo stock. A cuentagotas, eso sí, pero vemos que la situación está más cerca de normalizarse. De modo que si buscamos bien podamos hacernos con un PC gaming por piezas realmente curioso. Más caro que tiempo atrás, pero es lo que hay si no queremos esperar a que el mercado se termine de estabilizar.

De modo que si estás en esa tesitura, a continuación mostraremos algunas configuraciones interesantes y con la calidad precio como principal punto a destacar, así como los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de enfrentarnos a una compra de esta índole.

Tarjeta gráfica

Pc02

El componente más importante en todo equipo gaming que se precie es, claro está, la tarjeta gráfica. Porque aunque en ciertos juegos es la CPU quien adquiere mayor relevancia, por norma general es la GPU la encargada de permitirnos alcanzar un mejor desempeño. O, por el contrario, es la que nos limita cuando el juego que tiene que mover es demasiado actual para ella.

El aspecto negativo de esto es que, como decimos, estas piezas son las principales afectadas del baile de precios y de stock que nos ha tocado vivir. Aunque en lo que a equipos enteros, la cosa cambia; si adquirimos un PC al completo, es más sencillo acceder al poco stock que hay.

La megaguía para construirte un PC desde cero en 2020: la tarjeta gráfica

Por lo tanto, y al encontrarnos como nos encontramos en plena mitad de 2021, lo más inteligente es ir a por una RTX de la reciente serie 3000 de NVIDIA. Y si no, alguna RTX 2000 o, como mucho, una GTX 1660 Ti si el objetivo va a ser jugar a resolución Full HD a 60 fotogramas por segundo.

Tecnologías como el ray tracing o el DLSS, que están presentes en cada vez más juegos y que resultan muy, muy interesantes, hacen que a día de hoy las GPU de NVIDIA sean las opciones preferidas para muchos usuarios, en detrimento de AMD.

Procesador

Pc03

No debemos dejar de lado el procesador. Y mucho menos si tenemos en cuenta que están a unos precios muy suculentos en las últimas semanas y podemos comprar algunos realmente potentes a un bajo coste. En combinación con una de las anteriores gráficas, CPUs de las últimas generaciones de Intel y AMD son unas excelentes opciones de compra para cualquier equipo gaming.

CPU: qué es, cómo es y para qué sirve

En este sentido, lo ideal sería ir a por modelos de las últimas generaciones de ambas compañías. Aunque procesadores del año pasado también son excelentes opciones. En cuanto a AMD, dos de los que más destacan son el Ryzen 7 3700X y el Ryzen 5 5600X, de la pasada campaña y de la actual, respectivamente. Sin olvidar a uno de los mejores en relación calidad precio y que sigue ofreciendo un rendimiento sobresaliente: el Ryzen 5 3600.

En lo que respecta a Intel también tenemos mucho donde elegir. Dos buenos ejemplos serían el Intel Core i5-11400F y el i7-10700K. Pero como en la mayoría de los casos la gráfica será el factor limitante, con cualquiera CPU de estos últimos años iremos bien.

Memoria RAM y almacenamiento

Pc04

Pasamos a dos aspectos importantes aunque no tan fundamentales como los anteriores. La memoria RAM es uno de ellos, y el estándar actual está más que claro: 16 GB son más que suficientes y con dicha cantidad no tendremos problemas en ningún juego del mercado. Si tenemos que bajar a 8 GB no encontraremos grandes problemas, pero mejor tener el doble de cara al futuro. Y si contamos con 32 GB o más, no tendremos que actualizar en mucho tiempo.

Memoria RAM: qué es, para qué sirve y cómo mirar cuánta tiene tu ordenador o móvil

Eso sí, lo ideal es que la RAM venga en grupos de dos para así aprovechar lo que se conoce como dual channel. Es decir, si vamos a incorporar 16 GB, que sean en 2 módulos de 8 GB cada uno. Y así con todas las configuraciones. El resultado es una mayor tasa de fotogramas por segundo al transmitirse la información de forma simultánea por dos canales en vez de sólo por uno.

El almacenamiento, por su parte, depende enormemente de cada caso particular; habrá a quien le baste con 512 GB tanto para el sistema como para unos cuantos juegos, mientras que otro usuario necesite discos duros adicionales para almacenar datos. Lo que sí es interesante es que las unidades que montemos sean SSD, y si pueden ser M.2 NVMe, mejor que mejor.

Placa base, fuente de alimentación y demás componentes

Pc05

Por último, no debemos de olvidarnos de otros tantos componentes que también juegan su papel en el desempeño general de cada equipo, ya sea gaming o no. Uno de ellos es la placa base. En ella es donde conectaremos el resto, por lo que debe tener los suficientes espacios disponibles como para albergar tarjeta gráfica, módulos de RAM y unidades de almacenamiento.

En la elección de una fuente de alimentación solvente también debemos prestar atención. Para cualquier equipo gaming, por demandante de energía que sea, generalmente iremos bien con fuentes de entre 600 y 800 vatios. Aunque es algo que depende bastante de cada equipo, y para cada caso lo ideal será contar con la que mejor se adapte al conjunto.

Sin embargo, sí que debemos prestar atención a que el modelo que elijamos cuente con, al menos, una certificación 80 Plus Bronce; esto nos asegura un cierto control de calidad, lo que se traduce en tranquilidad de cara al futuro.

Y otros aspectos a tener en cuenta pasan por una buena refrigeración, ya sea líquida o mediante aire; una caja con buen flujo de aire que se adapte al resto de nuestro setup; luces RGB y un largo etcétera de añadidos que podemos incorporar a nuestro equipo gaming.

Presupuestos recomendados: nuestras opciones preferidas

Como decimos más arriba, la mejor forma de acceder a hardware de última generación es mediante la compra de un PC gaming al completo. Así que vamos a ver algunos presupuestos interesantes con diferentes resoluciones y tasas estables de fotogramas por segundo que alcanzar. ¡Veamos!

PC gaming para jugar en Full HD a 144 FPS

Gaming01

Por poco más de 1.000 euros (1.183,72 euros) podemos montar un PC gaming más que solvente con el que correr sin problemas cualquier juego en gran calidad gráfica en un monitor Full HD a 144 Hz. En este equipo, como en el resto, estamos pagando un sobreprecio, principalmente en la tarjeta gráfica. Pero no nos queda otra si no queremos esperar a que el mercado deje de bailar.

Este PC cuenta con una gráfica RTX 2060, que nos abre además la puerta del ray tracing y el DLSS, dos tecnologías must have hoy en día. Es la más básica de la familia RTX 2000, pero igualmente solvente en este escenario que planteamos. El procesador es un más que suficiente Ryzen 5 3600 y las memorias vienen marcadas por 16 GB de RAM (2×8) y 500 GB de almacenamiento SSD M.2 NVMe.

La fuente de alimentación elegida es una BitFenix Whisper de 550 vatios modular con una certificación 80+ Gold y el sistema de refrigeración de la CPU es un disipador por aire de la marca Cooler Master: el Hyper 212 Black Edition.

PC Gaming RTX 2060/Ryzen 5 3600/16 GB

PC Gaming RTX 2060/Ryzen 5 3600/16 GB

PC gaming para jugar en Quad HD a 60 FPS

Gaming02

Una de las resoluciones más usadas hoy en día es el Quad HD. A caballo entre el Full HD y el 4K, ofrece un buen equilibrio entre calidad visual y equipo no demasiado potente (y caro) como para mover cualquier juego del mercado. De modo que si tenemos como objetivo los 60 fotogramas por segundo estables a 1440p, un PC como este (1.407,25 euros) resulta ideal.

Mantiene la misma tarjeta gráfica que el modelo anterior, una RTX 2060, ya que a 1440p con una tasa constante de fotogramas por segundo de 60 es más que solvente. Y gracias a ello, seguimos pudiendo acceder al ray tracing y al DLSS, presentes en cada vez más juegos. El procesador en este caso es un Ryzen 7 3700X, uno de los más vendidos de la anterior generación, que con sus 8 núcleos y 16 hilos es más que suficiente. Y viene con un buen disipador de serie, de modo que si no pretendemos hacer overclock, evitamos tener que adquirir un disipador a mayores.

La fuente elegida es una Corsair de 750 vatios con certificación 80+ Gold y modular. La cantidad de memoria RAM iguala a la anterior, es decir, 16 GB (2×8) y el almacenamiento interno lo protagonizan un SSD M.2 NVMe de 500 GB más un HDD de 3,5″ de 1 TB, ambos de la familia “Blue” de Western Digital.

PC Gaming RTX 2060/Ryzen 7 3700X/16 GB

PC Gaming RTX 2060/Ryzen 7 3700X/16 GB

PC gaming para jugar en Quad HD a 144 FPS

Gaming03

Sin movernos de resolución, podemos dar un salto de calidad al subir la tasa de refresco hasta los 144 Hz. Esto nos permite correr los juegos a más de 60 fotogramas por segundo, en lo que únicamente es un camino de ida; una vez probamos jugar a altas tasas de fps, volver atrás resulta complicado. Y el precio de este otro equipo (1.676,16 euros) sigue resultando interesante a pesar de contar con un sobreprecio importante.

En este caso, y para mantener dichos fotogramas por segundo, la gráfica que hemos elegido es una reciente RTX 3060 Ti de 8 GB, la cual es equivalente a una 2080 Super de la anterior generación y que ofrece un gran rendimiento para esta resolución. No está excesivamente cara respecto a su precio oficial de venta (aunque tiene un sobrecoste, claro) y junto al resto de componentes resulta muy equilibrada.

Las demás piezas de esta configuración son: proceador Intel Core i7-10700K, 16 GB de RAM (2×8) y 500 GB de SSD M.2 NVMe de Samsung, fuente de alimentación de 850 vatios completamente modular y con certificación 80+ Gold de Corsair y un disipador por aire para la CPU de marca Noctua: uno de los mejores del mercado, el NH-D15.

PC Gaming RTX 3060 Ti/i7-10700K/16 GB

PC Gaming RTX 3060 Ti/i7-10700K/16 GB

PC gaming para jugar en Ultra HD a 60 FPS

Gaming04

Finalmente, llegamos al escenario de juego que marcará el futuro, que hoy en día sigue siendo costoso y minoritario pero que ofrece una calidad de imagen como pocas: Ultra HD a 60 fotogramas por segundo. Un equipo capaz de mover los juegos en calidad ultra con estos requisitos es caro (2.398,21 euros), y más en estos momentos. Pero quien quiera invertir de cada al futuro, con una configuración como esta verá cubiertas sus necesidades gaming.

Como no podía ser de otra manera, un desembolso como este permite adquirir un PC con unas prestaciones realmente buenas, que ofrece un rendimiento espectacular y lo seguirá haciendo en los juegos que están por venir. La gráfica elegida es una RTX 3080, la versión normal (no “Ti”) con 10 GB de VRAM. Es cara sí, y lo seguirá siendo mientras el stock no se normalice. Pero ofrece un gran desempeño.

El resto de componentes, claro, están a la altura: CPU Ryzen 5 5600X, 32 GB de RAM (2×16), 1 TB de SSD M.2 NVMe, fuente de alimentación de 850 vatios modular con certificación 80+ Gold, el mismo disipador Noctua de arriba y una caja Corsair en color blanco no especialmente llamativa pero que destaca por tener un gran flujo de aire gracias a su frontal mallado abierto.

PC Gaming RTX 3080/Ryzen 5 5600X/ 32 GB

PC Gaming RTX 3080/Ryzen 5 5600X/ 32 GB

Selecciona tu moneda